El vidrio curvado y laminado está compuesto por varias lunas de vidrio unidas mediante láminas de butiral de polivinilo (PVB). Este material combina las propiedades específicas del vidrio, tales como la transparencia y durabilidad, con las del PVB, adherencia al vidrio, elasticidad y resistencia a los impactos, protección acústica y contra los rayos UV, además de ofrecer múltiples posibilidades de color.